En el corazón de la Costa del Sol, en la cosmopolita Marbella, a cinco minutos de su famoso Puerto Banús, en el no menos emblemático Valle del Golf, se encuentra un club excepcional que cuenta con un campo a su altura: Aloha. Inaugurado en 1975 y diseñado por el prestigioso arquitecto vasco Javier Arana, el terreno de juego destaca de la media habitual y se sitúa entre los mejores que tenemos en nuestro país y en Europa. Y lo mismo cabe decir del club, con una animada y amigable vida social durante todo el año, una formidable casa club y un restaurante que a nadie deja indiferente por su calidad.

Con un mantenimiento impecable, el mimo y el cuidado que aquí se aplica a todo se acaba notando. Desgraciadamente ya no es habitual que se construyan campos así, sin casas, amplios, y en la mejor zona posible.

Escenario de torneos del Circuito Europeo y de importantes competiciones amateurs, Aloha es un campo en constante evolución y renovación, y en los últimos cuatro años se ha realizado una actualización muy importante de las instalaciones del club para mejorar su nivel. “Recientemente hemos renovado la Casa Club, el Chiringuito del Hoyo 9, y ampliado el aparcamiento con una nueva planta más. A finales del año pasado inauguramos nuestro nuevo Health Club, ampliando nuestra oferta de servicios para nuestros Socios (Restaurante, Piscina, Fisioterapia, Escuela de Golf) y haciendo de Aloha uno de los Clubes más completos de la Costa”, señala el director del club, Rafael García Buitrago.

“Siempre hemos cuidado el campo”, añade, “pero ahora, si cabe, lo hacemos aún con más ahínco para que esté perfecto. Creo que hemos hecho muy bien los deberes, y además con el valor añadido de que Aloha ha hecho este gran esfuerzo en una época de crisis. Con esta apuesta por la calidad, seguiremos siendo un club de referencia en la Costa del Sol”.

Destaca su director que Aloha es un club muy activo en lo tocante a competiciones, tanto abiertas como para socios. “Nuestra temporada menos activa es el verano”, explica, “porque nuestros socios son mayoritariamente del norte de Europa y muchos vuelven a su tierra en esa época, por lo que podemos aprovechar para organizar eventos patrocinados abiertos”.

Entre ellos destaca la Copa Aloha, una iniciativa del presidente del club, Rafael Fontán, prevista para mediados del próximo mes de agosto. “Queremos que venga gente a disfrutar de nuestro club”, dice García Buitrago, “y la mejor época es el verano, cuando estamos más tranquilos y no se ve afectado tanto el juego de los socios. Estamos terminando de perfilar detalles, qué modalidad de competición, un trofeo por invitación, no masificado, con un número limitado de equipos, y con la idea de que sea una competición donde aparte de jugar al golf la gente se divierta mucho, es decir, habrá cena, habrá una buena entrega de premios, habrá fiesta... un gran evento. Pretendemos que la gente disfrute y quiera volver”.

Otro evento importante de Aloha es el Pro Am Memorial Andrés Jiménez, que organiza el club en diciembre desde hace muchos años y que cuenta con la participación estelar de Miguel Ángel Jiménez. “Se celebra durante un fin de semana, reune a muchos profesionales y hay un ambiente tremendo”, comenta el director del club.

También se disputa en Aloha el torneo a favor de los niños con el síndrome piel de mariposa, competición muy emblemática en la Costa del Sol, con casi 200 jugadores, el torneo del Valle del Golf con Las Brisas y muchas otras competiciones.

OPINIONES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para conocer la opinión de golfistas amateurs que o bien han jugado con anterioridad en Aloha o bien lo hacen por primera vez, nos reunimos con los integrantes de dos partidos tras haber finalizado sus recorridos y degustado un almuerzo en el restaurante de la casa club.

Javier Burgués, director del Casino Marbella. “Hemos pasado un día estupendo aquí. Primero hemos comido en la casa club, el mejor restaurante de campo de golf que conozco, y luego hemos gozado de un campo con unas instalaciones magníficas. Es un campo largo, un gran diseño de Javier Arana, estratégico, con unos greenes magníficos. Me gustaría felicitar a la dirección de Aloha por el gran mantenimiento del campo porque el recorrido está impecable”.

Esteban Rodríguez Sevillano, empresario “A mí me gustaría hacer hincapié en la variedad de golpes que ofrece este campo, y la enorme variedad de hoyos que tiene. Por supuesto, intentaré jugar aquí siempre que pueda”.

Manuel A., abogado

“Una de las cosas que más me ha llamado la atención es la gran vida social que hay en este club. Creo que es una segunda casa muy acogedora para los socios. En cuanto al campo, para mí está entre los mejores de la Costa, sin duda. Hay una distinción evidente entre los nueve primeros hoyos y los nueve segundos. Los primeros, para un jugador de hándicap medio y bajo, invitan a jugarlos de dos formas: o bien a colocar la bola o a ser valiente y lograr un buen resultado. Los nueve segundos son más amplios, en los que la dificultad, desde mi punto de vista, está en los greenes, que son muy movidos y rápidos. Hacía tiempo que no jugaba este campo y lo he encontrado fenomenal”.

Saad Azzam, director gerente del Hotel Gran Meliá Don Pepe

“Aloha es uno de los referentes de Marbella. Es un extraordinario campo, con unos greenes mortales porque son rápidos y fantásticos. No es fácil encontrar campos de esta calidad. Pocos tienen un mantenimiento en calles y greenes como Aloha. Me ha encantado la jornada y pienso que es una experiencia más que recomendable”.

Rika Vidáts, de Ré Lounge (Events & Leisure) “Este campo es uno de los mejores que yo he jugado, y he jugado muchísimos por todo el mundo en mi vida. “El campo estaba en unas condiciones espectaculares. El almuerzo posterior al juego no podía ser mejor. Ya sabía que en Aloha se comía muy, muy bien, pero siempre sorprende que en un campo de golf haya esta calidad de restaurante de primer nivel. Este club se ha renovado y mejorado muchísimo en los últimos años”.

Marco Polacci, delegado de IAGTO (Asociación Int. de Turoperadores de Golf) en Andalucía

“Aloha es un campazo, por supuesto. Había jugado antes, pero ahora lo encuentro en unas condiciones inmejorables . Es uno de esos campos que cualquier jugador de golf tiene que jugar. Es, diría, imprescindible. La casa club, tras las reformas, ha quedado fantástica, y el club es el que cuenta con más actividad de los que conozco en la zona. Pocos hay con esta vida social todos los días del año, con un ambiente único”.

José María Río, director general de Viajes Master “Es la primera vez que he jugado este campo. Conozco todos los de la zona, pero me faltaba éste. He disfrutado muchísimo, la mañana ha sido fantástica y el campo está precioso, muy bien cuidado. Se nota que ponen mucho cariño. El personal que he visto trabajando se ve que lo hace con ganas, no por cubrir el expediente. Creo que es un campo, hoy por hoy, de lo mejorcito que hay en la Costa del Sol”.


Última Revista