Protagonizando un final excepcional, el texano Jordan Spieth superaba in extremis a su compatriota Matt Kuchar al ganar cinco golpes al campo en cuatro hoyos decisivos, del 14 al 17, en los que encadenó tres birdies y un eagle.

A falta de cinco días para cumplir los 24, Spieth se convertía, tras Jack Nicklaus, en el segundo jugador en ganar tres grandes con menos de esos años. En su caso, el joven estadounidense ya tiene en su haber, aparte del Open Británico, el Masters de Augusta y el U.S. Open.

El golfista texano, con trece victorias en su haber, totalizó 12 bajo par, tres golpes menos que Kuchar, en la 146ª edición del Open Británico o The Open Championship en su denominación oficial.

La tercera plaza fue para el chino Li Haotong, con -6, quien protagonizó el último día la mejor vuelta del torneo, 63 golpes, 7 bajo par. En cuarta posición, a un golpe del jugador nipón, empataron Rory McIlroy y Rafael Cabrera-Bello, que pudo haber hecho incluso un mejor papel si no llega a ser por los 73 golpes que firmó el segundo día.

Los otros dos españoles en juego no colmaron las expectativas. Sergio García acabó 37, con un total de 1 sobre par, y John Rahm ocupó la 44ª plaza final, con 3 sobre par. El actual número uno del mundo, Dustin Johnson, terminó aún peor, en el puesto 54º, con 4 sobre par.

Gracias a su brillante victoria, Spieth ha subido un puesto en el ranking mundial y, tras superar al japonés Hideki Matsuyama, ya es segundo, por detrás de Johnson, que le lleva una diferencia de algo más de dos puntos. Sergio continúa quinto en esta clasificación, Rahm se mantiene séptimo y Cabrera-Bello asciende una posición, hasta el puesto decimosexto.


Última Revista